GALLARDO, CONTENTO DE REGRESAR A MILWAUKEE

El Mexicano reconoce que en las dos últimas campañas las cosas no se han dado

MILWAUKEE –(Por Adam McCalvy).  “Yo sé que las cosas han cambiado un poquito”, dijo el mexicano Yovani Gallardo sobre su regreso a su primer hogar beisbolero, casi tres años después de que los Cerveceros lo cambiasen por prospectos.

¿Un poquito?

Que alguien le pase un roster a este hombre, por favor.

Ryan Braun, Jimmy Nelson y Jeremy Jeffress, son los únicos integrantes de los Cerveceros del 2014 sigue con el equipo y Jeffress se fue de Milwaukee y regresó.

El manager Craig Counsell es otro ex compañero, pero sus días como pelotero terminaron en el 2011 durante el punto más alto de la estadía de Gallardo con el equipo. El gerente general Doug Melvin, que estaba al mando cuando los Cerveceros tomaron a Gallardo en la segunda ronda del draft del 2004, y quien también lo cambió a los Rangers en enero del 2015 por un paquete de jugadores jóvenes entre los que estaba el actual cerrador Corey Knebel, es ahora un asesor del club. Fue reemplazo por el nuevo GG David Stearns, que es sólo un año y nueve días mayor que Gallardo.

Así que, en efecto, las cosas han cambiado, y bastante.

“Pero no importa lo que haya pasado, Milwaukee siempre ha sido mi casa desde el primer día”, dijo Gallardo. “Es un grupo totalmente diferente, pero sólo es cuestión de llegar allí, encargar y ser uno de los veteranos del equipo”.

Gallardo apostó a sí mismo cuando firmó un contrato por un año con los Cerveceros justo antes de la Navidad. Su salario de US$2 millones no estará garantizado hasta el Día Inaugural, y los US$2 millones en incentivos incluyen bonos tanto por innings como presentaciones, lo que le ofrece a Gallardo la posibilidad de ganar un dinero adicional sin importar si termina en la rotación o en el bullpen.

Se trata de un nuevo comienzo para el derecho que cumplirá 32 años a finales de febrero, quien se ubica todavía como uno de los líderes de todos los tiempos de los Cerveceros en la mayoría de las categorías estadísticas del pitcheo.

“Todos sabemos que los últimos dos años no han sido buenos para mí”, dijo Gallardo, refiriéndose a las temporadas que pasó con los Orioles y los Marineros y en las cuales acumuló efectividad de 5.57 en 248.2 innings. “Creo que sólo es cuestión de hacer pequeños ajustes. Unirme a un equipo como Milwaukee, con un coach de pitcheo como Derek Johnson que hizo lo que hizo con un staff tan joven el año pasado, creo que es una buena situación para mí”.

“Tengo que encontrar ese punto en el que me sentía cómodo. Pasé siete años vistiendo ese uniforme. Es mi casa. Tengo muchas memorias, y espero poder acumular más este año que viene”.

Los mejores recuerdos de Gallardo son algunas de las mejores para la última generación de aficionados de los Cerveceros. Cuando la franquicia regresó a la postemporada en el 2008 después de una sequía de 26 años sin jugar en los playoffs, Gallardo regresó tras una lesión de rodilla justo a tiempo para abrir el Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Nacional contra los Filis.

“Abrir el Juego 1 después de que el equipo no había estado en la postemporada por tanto tiempo fue algo que siento me ha ayudado en toda mi carrera”, dijo Gallardo. “Siempre seguí trabajando duro para no dejar mal ni a la ciudad, ni al equipo. Me ayudó mucho todos estos años.

¿Puede creer que la temporada que viene se cumplirán 10 años de aquel juego?

“El tiempo vuela”, dijo Gallardo. “Lo hablé con un par de muchachos (cuando fue a Milwaukee para los exámenes médicos). Es algo loco”.

Tres años después, en el 2011, los Cerveceros fijaron un récord de la franquicia al ganar 96 juegos con una rotación que incluía a Gallardo y a Zack Greinke. Esa temporada, Gallardo abrió el Juego 1 de la SDLN contra los D-backs.

En total, Gallardo tuvo 2.16 de efectividad en cinco aperturas y una presentación como relevista para los Cerveceros en postemporada, y promedio de carreras limpias de 3.69 en casi 1,300 innings en temporada regular. Y sigue estando entre los líderes de todos los tiempos de la franquicia con 1,226 ponches.

Según Gallardo, una parte de él siempre siguió siendo un Cervecero aún después del cambio. Y durante el 2017 no le perdió el paso al accionar del club, que peleó casi todo el año por volver a la postemporada. “Por lo que se podía ver en televisión, parecía que se estaban divirtiendo”, dijo. “Yo he estado en esas situaciones en Milwaukee, cuando no mucha gente cuenta con nosotros y uno tiene ir poco a poco. Dice mucho que hayan sido capaces de luchar hasta el último mes por un puesto en los playoffs. Dice mucho del carácter del equipo”.

Ahora está de regreso, con la esperanza de volver a llevar su equipo a octubre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*