JESÚS “CHUY” BENÍTEZ, TODA UNA GRAN HISTORIA

El gran aporreador de la “Clemente” en los años 80 sucumbe a penosa enfermedad a los 62 años de edad.

Por Jesús Álvarez Palafox.

Considerado como uno de los jugadores con más poder que han pasado por la pelota regional, Jesús “Chuy” Benítez, sin duda, deja un gran legado para las nuevas generaciones en el beisbol de la “Clemente Grijalva”.

El gran aporreador, dijo adiós al mundo terrenal este martes por la mañana dejando un gran hueco en su familia, misma que lo apoyó en todo dentro de su paso por la pelota amateur.

A sus 62 años de edad, Jesús Benítez, dejó una honda huella y como mencionamos líneas arriba, podemos decir y asegurar que fue un ejemplo para aquellos jóvenes que venían empujando fuerte al final de la década de los 90 cuando Chuy iba prácticamente de salida, aunque aún conservaba ese poder que lo caracterizo tanto en la “Clemente Grijalva” como en la ya desaparecida liga “Ramón Valenzuela”.

Fue en la década de los 80 cuando el nombre de Jesús Benítez era de los que sonaban fuerte en cada jornada dominical a lado de otros grandes como fueron Heriberto Ruelas Muñoz, Andrés “Tamalero” Báez, Enrique Jordán, Marco Antonio “El Guacho” Solorza, Mario López Valdez, Mario Manzanarez, Eliseo Verdugo, Ezequiel Irazoqui, Víctor Medina entre muchos más.

FUE LA EPOCA ROMANTICA DE LA “CLEMENTE”

Tiempos traen tiempos, frase muy popular que cae a la perfección en la persona de este hombre. Jesús Benítez se puede decir paso a formar parte de una generación especial dentro de la fuerte pelota de la “Clemente Grijalva”.

La época donde al decir de muchos jugadores de los 70 y 80, en muchas ocasiones tenían que apoquinar para pagar el ampayeo y las pelotas. Muy diferente a la época moderna donde el jugador simple y sencillamente antes de firmar la cédula preguntan “De a cómo será el sobre”.

Jesús “Chuy” Benítez, vivió aquella época donde se puede decir se jugaba más por amor a la camiseta. Cuantos aficionados no lo recuerdan conectando aquellos grandes batazos en los diferentes estadios que lógicamente no estaban como los actuales. Cuantos batazos grandes dio para hacer ganar a sus equipos tanto en la “Clemente” como en la “Ramón Valenzuela”. Fueron muchos y son muchos los aficionados que lo recuerdan con diferentes equipos pero que el decir de algunos, fueron los Pintores de la Villa de Ahome, uno de los equipos tradicionales dentro de su vida de jugador.

Fue uno de los baluartes dentro del beisbol Ahomense, en cada competencia estatal y nacional, no podía faltar el nombre de Jesús Benítez.

Desafortunadamente, la diabetes fue mermando la salud de este gran jugador, al paso de los años fue perdiendo la vista pero su andar aún era como un grande, siempre acompañado.

La última ocasión que lo vimos, aunque no nos tocó saludarlo, fue en la Villa de Ahome cuando junto a su familia estuvo presente solicitando la ayuda económica de los aficionados. Todos sabían de lo que había sido Chuy Benítez en el beisbol y nadie le negó el apoyo.

Desafortunadamente el martes por la mañana su cuerpo ya no aguantó más y tuvo que partir a reunirse con muchos amigos que hizo en el beisbol regional. Por allá en el cielo lo estaban esperando el Zurdo Ruelas, “El Guacho” Solorza, Andrés “El Tamalero” Báez con quienes llevó una gran amistad, y más recientemente Saúl Montoya.

Jesús “Chuy” Benítez, sería llevado la tarde de este miércoles al Paco Falomir de la Villa de Ahome, escenario de muchas batallas y sobre todo de muchos jonrones para darle una despedida como la que se merece, después será llevado al panteón de la Villa de Ahome donde sin duda sería despedido con una gran cantidad de aplausos, como festejando un jonrón de esos que lo caracterizaron.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*