DESDE LA BUTACA

“Se les acabo el corrido, Pólvora Mojada, No me ayudes Compadre”

Se les acabo el corrido a Naranjeros de Hermosillo y por segundo año consecutivo no lograron avanzar más allá de la serie de repesca.

Decir que se perdió solamente porque así es el Béisbol es una manera  fácil de lavarse las manos. Naranjeros llego a postemporada con algunas marcadas incógnitas y a la espera de que varios elementos tanto nacionales como extranjeros, dejaran atrás sus discretas actuaciones durante el rol regular y se transformaran, pero para su mala fortuna no fue así. Enfrente tuvieron un rival que venía embalado, bien preparado y que aprovecho en su mayoría las concesiones que se le otorgaron.

La serie fue dura para ambos, un clásico enfrentamiento entre un 3 y 4 de la tabla general, repartiendo victorias entre los juegos 1 y 5. Sin embargo el mayor equilibrio que presenta Cañeros, sin dejar de lado individualidades como la de Rodolfo Amador quien bateo como desesperado en la serie, fue determinante en el resultado final. Mientras que Naranjeros no tuvo un line up definido, Cañeros utilizo el mismo orden al bate en los 6 desafíos mostrando bastante solidez en este sentido, ya que cada elemento tiene muy en claro cuál es su rol y responsabilidad.

De esta manera terminó la aventura para Naranjeros en esta edición 2018-19, mucho se tendrá que trabajar con miras a lograr trascender, por lo pronto queda la sensación de que con los ajustes adecuados se pudo llegar más lejos. Más delante en otra colaboración hablaremos de dichos ajustes.

Pólvora Mojada

En varias ocasiones durante la temporada se comentó que si Francisco Peguero no bateaba, Naranjeros no ganaba. Esta notaria dependencia del bate del dominicano vino a calar hondo en las “Fiestas de Enero” donde el tercer bate Naranja fue brutalmente opacado. Mientras que en rol regular una y otra vez se mostró contundente(El mejor con gente en posición de anotar con .467), en playoffs fue otro cantar al conectar solo 2 hits en 26 turnos y remolcar una triste carrera. El problema es que sus acompañantes Domonic Brown, Fernando Pérez y José Cardona(de los que se esperaba repunte), también anduvieron con la pólvora mojada.  El refuerzo de último momento Jarabez Rosa ni ofensiva ni defensivamente cumplió, mientras que otros como Sergio Burruel y Rolando Acosta le quedaron a deber al anotador. Los que dieron la cara fueron Jasson Atondo, Norberto Obeso y Dustin Geiger quién se erigió como su mejor bateador esta postemporada. Mientras que en un juego anotaron 12 carreras(4to) en los otros cinco acumularon otras 12, así es muy difícil hacer daño y todavía más aun, ganar.

El pitcheo cumplió

A nuestro juicio el pitcheo cumplió, ya que con todo y las fallas que se tuvieron, lograron mantener los juegos al alcance, pero la ofensiva no tuvo capacidad de respuesta. Lo que no podemos dejar de mencionar es como se manejó el pitcheo. Ni Jaime García ni Fernando Salas estaban listos para jugar playoffs, mucho menos para ser utilizados en los momentos apremiantes en que fueron requeridos, a unos relevistas se les uso muy poco(Rafael Martin, Wilmer Ríos) y a otros se les dio responsabilidad de más(Cesar Vargas, Héctor Galvan). Desde que se fue Mike Antonini solo quedo un zurdo en el bullpen y en lugar de buscar otro, de último momento quemarón una plaza de extranjero con Tarence Marin quién al parecer tampoco estaba listo.

No me ayudes compadre

Desde la temporada 2011-12 en la que se volvió a instaurar el uso de refuerzos para playoffs, a Naranjeros le ha ido como en feria con la mayoría de sus selecciones. Aquella ocasión fue el zurdo Dan Serafini a quien le fue muy mal, un año después tomaron a Heriberto Ruelas quién tampoco funciono. El 2013-14 casi se les iba el campeonato con dos desafortunadas actuaciones de Edgar Osuna, el 2016-17 a Dustin Martin le fue fatal, el año pasado Luis Pérez pasó sin pena ni gloria, y ahora el estelar  Jake Sánchez fallo las dos ocasiones en que fue requerido. Solamente Zelous Wheeler logro tener un aporte digno de un refuerzo en el 2014, año del más reciente campeonato.

Faltaron los Chapos

Durante la temporada Naranjeros se deshizo de dos elementos que nos queda la sensación pudieron ayudar bastante, los “Chapos” Jorge Flores y José Amador. En la segunda base se sufrió bastante, mientras Cañeros no manipulo su alineación en ningún juego, solamente en la intermedia Hermosillo utilizo 3 jugadores diferentes: Rolando Acosta, Irving López y Fernando Pérez quienes en conjunto conectaron solo 4 hits, además los titubeos de Acosta y Pérez a la defensiva costaron bastante caros. Sin dudas Flores pudo cubrir esa posición y tener un aporte aceptable. En el caso de Amador, pudo haber sido un arma letal como bateador emergente, ese que tanta falta les hizo, al final, el joven Julián León quién había tenido muy poca actividad y vivió bastantes problemas a la hora de batear, fue el que tuvo en sus manos ese último turno que pudo haber cambiado la historia, el desenlace todos lo conocemos.

Que tengan un excelente día.

Hermosillo, Sonora a 9 de enero del 2019.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*