LA-WAS GUERRA FAMILIAR, CON SABOR MEXICANO

Par de hermanos con raices mexicanas apoyando a sus equipos

El Ecuatoriano Jaime Jarrín anhela narrar otro título para  Dodgers

Por David Venn

WASHINGTON – El domingo en el Nationals Park, en medio de los tantos fanáticos de los Nacionales y, en menor grado, los de los Dodgers, se encontraba un par de hermanos divididos por los dos equipos que disputan esta Serie Divisional de la Liga Nacional, pero unidos por sus raíces mexicanas.

Vistiendo un enorme sombrero con “Viva México” escrito al frente, Jonathan Baxter, de 24 años, se veía en las primeras filas del hogar de los Nacionales con una camiseta de los Dodgers. Su hermano Shawn, de 16, estaba sentado al lado con un jersey de los Expos de Montreal—franquicia que se convirtió en los Nacionales de Washington en el 2005—claramente apoyando a los capitalinos.

“Definitivamente, es una guerra familiar”, dijo Jonathan.

La madre de los hermanos, Gaudy Chávez, es mexicana y se mudó a los Estados Unidos antes de que nacieran Jonathan y Shawn. Shawn Baxter decidió ser fan del equipo local de Washington, donde reside la familia. En cambio, Jonathan optó por los Dodgers, equipo sumamente querido en México desde hace muchas décadas.

Los colores de los Expos tienen un gran significado en esta Serie Divisional. Además del 2016, cuando los Dodgers derrotaron a los Nacionales en cinco juegos de la primera ronda, sucedió exactamente lo mismo en 1981, cuando Los Ángeles venció en el máximo de cinco choques a los Expos en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. En el decisivo quinto partido, Fernando Valenzuela—el jugador mexicano más querido en la historia de los azules—fue el lanzador ganador.

“Sé de la leyenda de Fernando Valenzuela y sé de su carrera, todo lo que traía cuando jugaba”, dijo Jonathan.

De su parte, Shawn está cansado de escuchar de los éxitos de los Dodgers. Y quiere venganza.

“Soy fan de los Nacionales desde hace mucho tiempo y me encanta todo lo de ellos”, dijo. “Necesito que ganen. Mi hermano habla demasiado”.

Jonathan tiene una respuesta para Shawn: “No va a pasar. Definitivamente, no va a pasar. Vamos a ganar esto”.

“Traen un espíritu ganador”, dijo Jonathan. “Todo lo que quiero de ellos es bien bonito. Es una fanaticada con grandes raíces. Cada vez que los Dodgers vienen a (Washington), tengo que ver un juego. Y se lo hago saber a mi familia cada vez que ganan los Dodgers”.

Jaime Jarrín, toda una leyenda en la narración de los Dodgers.

JAIME JARRIN ANHELA  NARRAR OTRO TÍTULO  DE DODGERS

WASHINGTON – Sin duda, Jaime Jarrín es de los colosales entre los pioneros de la narración en español del béisbol de Grandes Ligas, empezando a finales de la década de los 50 una carrera que lo llevaría al Salón de la Fama de Cooperstown.

Desde su primera temporada con el micrófono con los Dodgers, cuando el equipo aún jugaba en el Coliseo de Los Ángeles, el ecuatoriano Jarrín tuvo la oportunidad de relatar los grandes éxitos de los azules a la audiencia de habla hispana.

“He tenido la suerte de estar con los Dodgers desde mi primer año en que los Dodgers ganaron la Serie Mundial (en Los Ángeles) en 1959 a los Medias Blancas de Chicago”, recordó Jarrín en el Nationals Park de Washington, donde los Dodgers se miden con los Nacionales en la Serie Divisional de la Liga Nacional.

Aquella corona de los Dodgers, su primera después de que la franquicia se trasladara de Brooklyn, Nueva York a Los Ángeles en 1958, fue una de cinco que ha narrado Jarrín para la afición azul. Sin embargo, hace más de tres décadas que Jarrín, de 85 años, no tiene la oportunidad de cantar por radio el último out de una postemporada con los Dodgers celebrando en el terreno. El locutor veterano quiere cambiar esa historia en el 2019.

“Ahora vamos a ver. Ojalá el equipo llegue a la Serie Mundial”, dijo Jarrín, quien se encuentra en su campaña número 61 llevando las incidencias de los Dodgers en español. “Han pasado 31 años desde la última (victoria en la) Serie Mundial, desde que no he podido cantar una victoria de los Dodgers en el juego decisivo del Clásico Otoñal”.

Además de aquel título de 1959, Jarrín estuvo detrás del micrófono para relatar las coronas de 1963, 1965, 1981 y 1988, siendo este último año el gran momento del jonrón de Kirk Gibson y el espectacular pitcheo de Orel Hershiser en un triunfo inesperado sobre los favoritos Atléticos.

“Indiscutiblemente, lo máximo que uno espera es llevarse la Serie Mundial”.

BATALLA DE FRANQUICIAS, CON “EL TORO” PRESENTE

Los Nacionales y los Dodgers se enfrentan en la primera ronda divisional de los playoffs por segunda ocasión en cuatro temporadas, después de una ardua lucha en el 2016 en que prevaleció Los Ángeles en el máximo de cinco juegos. Sin embargo, la primera vez que estas dos franquicias se midieron en postemporada fue en 1981, cuando los Expos de Montreal—convertidos en los Nacionales a partir del 2005—chocaron con los Dodgers de Tommy Lasorda y el novato mexicano Fernando Valenzuela, la sensación de aquel año como Novato del Año y ganador del Premio Cy Young en la Liga Nacional.

En el decisivo Juego 5 de aquella serie, Valenzuela lanzó 8.2 entradas en blanco, adjudicándose la victoria gracias a un dramático jonrón en la primera parte del noveno episodio de Rick Monday. Hoy en día, Valenzuela es el compañero de transmisión en español de Jarrín, mientras que Monday es desde hace muchos años parte de la transmisión en inglés de los Dodgers por radio. Con esa victoria en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, Los Ángeles avanzó a la Serie Mundial de 1981, en la que venció en seis partidos a los Yankees.

“Son recuerdos maravillosos”, expresó Jarrín. “El cuadrangular de Rick Monday que dicen que destrozó el béisbol en Canadá. Después de eso, el equipo no fue el mismo. Eso impulsó a los Dodgers a la Serie Mundial, que la ganaron”.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*