PESADILLA DE MEXICANOS CON PADRES DESDE 2016

Gerardo Reyes, el lanzador tamaulipeco es el único mexicano que se salva de la quema

Rubén Castro | ESPN Digital

las lesiones se hacen, algunos ya no están. el tamaulipeco Gerardo Reyes de los que se salvan. 

Luego de que el pitcher Andrés Muñoz tuvo que requerir la cirugía Tommy John en su brazo de lanzar, para los peloteros mexicanos que han debutado en las últimas cuatro temporadas con los Padres de San Diego ha sido una pesadilla.

Cinco de los últimos once –incluyendo tres de los últimos cuatro — peloteros nacidos en México han debutado con los Padres desde 2016 y han sufrido lesiones o de plano ya no están en el radar de las Grandes Ligas.

Tres de los cinco jugadores han sido lanzadores, los otros dos jugadores de cuadro y solo los dos, que debutaron la campaña pasado con el equipo, siguen en su roster de 40 peloteros.

El pitcher poblano César Vargas y el tercera base jalisciense Christian Villanueva ya no aparecen en Grandes Ligas, el segunda base sonorense Luis Urías –ya no está en el equipo– se lesionó al igual que Muñoz. El único que se salva es el pitcher tamaulipeco Gerardo Reyes.

Aquí un desglose de la historia de cada uno.

CÉSAR VARGAS, FUERA DE RADAR

El pitcher derecho fue el pelotero 119 nacido en México en debutar en la Gran Carpa y lo hizo el 2 de abril de 2016 a la edad de 24 años, 115 días con Padres.

Tras convertirse en una relevación de los Padres como abridor en el arranque de la temporada 2016, en su séptima apertura el 28 de mayo sufrió dolores en el codo derecho tras lanzar 1.2 entradas ante los Diamantes de Arizona, aceptando seis hits y siete carreras limpias con dos pasaportes, un ponche y un jonrón.

«Es algo que he estado sintiendo, pero siempre fue normal antes», dijo Vargas a través de un intérprete a los medios en ese día. “Vendría, y tiraría y luego estaría bien. Pero (sábado), el dolor fue diferente. Fue simplemente más fuerte. Extendiendo mi brazo e inclinándome, lo sentí un poco más”.

En sus primeros tres juegos tuvo marca de 0-1, pero con una efectividad de 1.10 en 16.1 entradas, en que aceptó 13 hits y dos carreras limpias, con 12 ponches, aunque regaló nueve bases por bolas y toleró un jonrón.

En los siguientes tres, perdió otro juego para caer a 0-2, pero su efectividad se elevó a 3.34, al aceptar 10 carreras limpias con 22 hits en 16 episodios, en que ponchó a 15 y bajó a solo cuatro bases por bolas otorgadas, pero aceptando tres jonrones.

El 29 de mayo de 2016 cayó en la lista de lesionados tras compilar 0-3 y efectividad de 5.03 en siete partidos. Desde entonces no ha lanzado una entrada más en Grandes Ligas y ahora lanza en Liga Mexicana de Béisbol con los Sultanes de Monterrey –en verano.

El poblano César Vargas ya no regresp a la nave californiana.

CHRISTIAN VILLANUEVA, FUERA DE RADAR

El tercera base tuvo su primer llamado a las Grandes Ligas el 18 de septiembre de 2017 para debutar a los 26 años 91 días con San Diego, luego de varios años con los Cachorros de Chicago en que llegó hasta Triple A. Fue el mexicano 122 en MLB.

Villanueva alcanzó a jugar 12 partidos en septiembre de 2017 bateando para .344, con cuatro jonrones y siete carreras impulsadas, para ganarse una oportunidad la campaña siguiente en que estuvo en 110 partidos y como novato pegó 20 jonrones, remolcó 46 carreras, pero solo bateó para .236.

Conectó 83 imparables, de los cuales 35 fueron extrabases –15 dobles y 20 jonrones– pero se ponchó 104 veces en 384 apariciones en el plato, en que solo recibió 23 pasaportes.

Estableció varias marcas para mexicanos como novato, convirtiéndose en el primero y único hasta ahora con 20 jonrones.

De abril 16 al 1 de mayo de 2018 estuvo bateando sobre .300, pero después empezó a bajar su promedio. En cuatro meses ya no pudo escalar a la mágica cifra, cayendo hasta los .217 el 29 de julio en su juego 105. Tuvo 17 partidos más para terminar con .236 el 21 de agosto, en que tuvo su último juego en las Ligas Mayores.

Actualmente está en Japón, luego de jugar en 2019 con Yomiuri, donde el año pasado bateó .218, con 12 jonrones y 38 remolcadas.

LUIS URÍAS, CON LESIÓN

A los 21 años 86 días de vida debutó con Padres en Grandes Ligas como el mexicano 126 el 28 de agosto de 2018 contra Marineros de Seattle. Tras irse de 3-0 en su debut en juego completo como segunda base, el sonorense al día siguiente pegó tres hits, entre ellos su primer doble.

Cayó en un gran slump del 30 de agosto al 6 de septiembre al dar solo tres hits en 31 veces al bate, logrando su primer jonrón en MLB y remolcando tres carreras. Se recupera en los siguientes tres partidos al dar cuatro indiscutibles en 13 turnos, con dos carreras anotadas, dando su segundo jonrón de la temporada e impulsando par de anotaciones.

Pero el 11 de septiembre en Seattle, en la octava entrada pegó una rola al hueco segunda-primera base y su temporada terminó pues al correr sufrió una lesión en el tendón de la corva izquierda. Al día siguiente el prospecto número 4 en ese entonces del equipo fue colocado en la lista de lesionados.

En 2019 arrancó con cuatro juegos en Triple A y volvió a las Mayores el 8 de abril, pero no duró mucho, pues tras pegar apenas dos hits en 24 turnos legales, para un promedio de .083 hasta el 20 de abril, dos días después ya estaba de nuevo con El Paso en Triple A.

Se pasó tres meses en las menores antes de volver a la Gran Carpa el 20 de julio, para quedarse el resto del año y terminar con un promedio de bateo de .223, con cuatro jonrones y 24 carreras producidas, lo que llevó a Padres a cambiarlo en el receso invernal a los Cerveceros de Milwaukee el 27 de noviembre junto con Eric Lauer y un jugador a ser nombrado después por Zach Davies y Trent Grisham.

Actualmente está en roster de 40 jugadores de Brewers y fue operado el 28 de enero para reparar un hueso roto en su mano izquierda, lesión que sufrió con Yaquis de Ciudad Obregón en la Liga Mexicana del Pacífico, equipo con el que jugó hasta el primer playoff ante Sultanes de Monterrey que terminó el 6 de enero.

ANDRÉS MUÑOZ, CON LESIÓN

El pitcher derecho irrumpió en grande en su debut con los Padres el 12 de julio de 2019 a la edad de 20 años 177 días. En seis salidas en el mes, solo le dieron tres hits en 8 entradas de relevo, regalando par de bases por bolas y ponchando a 10. Su primer pitcheo tuvo una velocidad de 100.6 mph.

El “20” de que estaba en Grandes Ligas le cayó en su octavo y novenos partidos el 4 y 7 de agosto, cuando le hicieron tres carreras en 1.2 episodios, con dos bases y dos ponches para sufrir su primera derrota –en su siguiente salida tres días después ganó su primer juego. En sus primeros siete cotejos en su carrera tuvo efectividad de 0.00 en siete salidas y 9 episodios.

Tuvo un gran cierre de agosto, pues en los siguientes ocho encuentros apenas le dieron dos hits en 7.2 episodio sin que le anotaran carrera pese a regalar cinco bases. Su gran labor incluyó nueve ponches. Su racha de ocho juegos sin tolerar carrera acabó en su última salida de agosto en día 29 al aceptar un hit y una carrera, con una base y par de ponche.

Septiembre lo arrancó sin tolerar carrera en sus primeros dos juegos en par entradas en que estuvo perfecto con tres ponches. Pero en los siguientes dos partidos, en 1.2 episodios acepto siete hits y cinco carreras limpias, con una base, tres ponches y dos jonrones aceptados. Su efectividad subió de 1.69 a 3.91. Allí terminó la temporada, al ser parado por San Diego para darle descanso a su brazo que promedió pitcheos de 99 mph en 22 juegos en las Mayores.

El pitcher más joven en salvar un partido en la historia de los Padres –lo hizo a los 20 años 225 días el 29 de agosto de 2019 vs Gigantes de San Francisco– solo tuvo una aparición en la pretemporada 2020 el 5 de marzo ponchando a dos y permitió un hit.

El derecho se quejó de dolor leve al día siguiente. Cuando persistió, se sometió a una resonancia magnética y recibió una segunda opinión de que la cirugía era necesaria por el rompimiento de su ligamento colateral cubital.

El viernes 20 de marzo fue sometido a la cirugía Tommy John y el último mexicano –129 en total– en debutar en MLB se perderá toda la temporada 2020.

GERARDO REYES, EL QUE SE SALVA

Se convirtió en el mexicano 128 en Grandes Ligas al debutar el 12 de abril de 2019 con los Padres y lanzó en 27 partidos en seis lapsos de temporada entre el equipo grande y las ligas menores al ser subido en abril, mayo, junio, julio y agosto, para volver en septiembre cuando se quedó todo el mes al expandirse el roster a 40 jugadores.

El tamaulipeco es el único mexicano de los Padres desde 2016 que ha llegado a las Mayores que está en el equipo sin lesionarse o sin quedar fuera del radar de Grandes Ligas.

En 2019 tuvo marca perfecta de 4-0, pero con una alta efectividad de 7.62, al aceptar 22 carreras limpias con 24 hits, 11 bases por bolas y tres jonrones. Tiene 38 ponches en sus 26 entradas. Su recta oscila arriba de las 95 mph.

LOS OTROS MEXICANOS SIGUEN FIRMES

Los otros seis mexicanos que han debutado en las Grandes Ligas desde 2016, siguen en el radar de MLB al estar en roster de 40 jugadores. Y ninguno de ellos se ha perdido una temporada posterior a la de su debut.

Siguen activos los sinaloenses Julio Urías con Dodgers de los Ámgeles y José Urquidi con Astros de Houston, los veracruzanos Luis Cessa con Yanquis y Víctor Arano con Filadelfia y los sonorenses Héctor Velázquez con Orioles de Baltimore y Giovanny Gallegos con los Cardenales de San Luis.

Urías está contemplado para ser abridor con los Dodgers en 2020, al igual que Urquidy con los Astros, Cessa pelea un puesto en la rotación de Yankees, mientras que Gallegos está firme como relevo de los Cardinals.

Arano presenta dolores en su hombro y estaría listo para el inicio retrasado de temporada con Phillies y Velázquez llegó a Orioles hace dos semanas al ser tomado de waivers de los Medias Rojas de Boston y fue busca un lugar como abridor y relevo al estar en roster de 40.

Cristian Villanueva, se fue a jugar a Japón.

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*