DERECHAZO QUE HUELE A CASTIGO

RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

NOCKOUT- El derechazo lo pudo haber firmado el mejor boxeador del planeta, directo a la quijada, de esos que a los fans del pugilato gustan y aplauden. Sin embargo, lo suficientemente fuerte para hacer caer al rival, quien se sostuvo y aguerrido, quiso seguir el combate.

Así sería la crónica en caso de este ser un espacio para el box pero no, hablamos del golpe que propinó Rougned Odor a José Bautista, escena que ha servido para abrir un debate inmediato de si sus actores merecen o no una sanción. Sobre ese riel han caminado las deliberaciones.

Que si el golpe fue reacción (muy) tardía al “bat flip” de Bautista en los playoffs de 2015 o de si fue por la barrida en segunda base, eso ya no importa: el tema es ese golpe y lo que puede pasar.

Las broncas en el beisbol vienen desde siempre, desde su creación y desde que se acentuaran esas reglas no escritas a las que los peloteros se apegan porque son las bases, quiérase o no, sobre las que se inventó este juego. Para bien o para mal, así es.

Por más que les busquen no las van a eliminar pero no por ello quienes dirigen este deporte deben de no aplicar castigos. Puedes pelearte, pero te va a costar.

Partiendo de esa base, tanto Odor como Bautista deben recibir sanciones que sirvan para hacer entender que no por permitidas las broncas, están libres de penitencias.

PERSONAJES– Quién asiste a un juego de hockey sobre hielo da por seguro que además de la excitante competencia deportiva, recibirá como plus al menos un dueño a puñetazos. Nadie que se sorprenda ni nadie que diga nada. Esa es la tradición.

Encontraron la manera de ir matizando las cosas de tal suerte que los jugadores pueden incluso seguir jugando tras los incidentes.

Se entiende lo anterior al ser un juego de mucho contacto físico y es ahí donde no cabe el mismo racional para el beisbol. Por ende, la actitud a tomar debe ser diferente y no caer, por ejemplo, en la bobada de decir “no hay que quitarle la adrenalina a la pelota”. Nadie ha prohibido las broncas, ahí está el momento de la catarsis, pero luego debe venir el momento del castigo.

Lo que venga cuando los Rangers vayan a Toronto será otro cantar, pensar por adelantado que habrá “revancha” es parte de la lógica beisbolera que se esconde tras las reglas no escritas.

Y para cerrar el tema, hay que decir que las broncas en los estadios de beisbol se quedan para los peloteros y no como en otros deportes, donde llegan a las gradas y a los aficionados, ya con varias desgracias qué lamentar.

VERANO– Las calabazas se acomodaron desde hace rato en la Liga Mexicana de Beisbol y se advierte que en la zona norte puede haber juego de “limbo eliminatorio”, en la Sur puede y que para poco después del Juego de Estrellas el interés quede en las posiciones de los cuatro ya calificados.

En la Norte, apenas los Broncos de Reynosa tocando fuera de tono, lejos del nivel de Acereros y Sultanes y aún de la irregular consistencia de Diablos, Toros, Saraperos, Vaqueros y Rieleros.

Mientras tanto, en la Sur, dos secciones muy marcadas; Pericos, Leones, Tigres y Piratas luchando por el liderato; Olmecas, el Águila, Guerreros y Olmecas peleando por no ser el peor equipo de la LMB.

Veremos y sabremos.

¿IMAGINACIÓN?– Los Gigantes de San Francisco le prestaron sus instalaciones a Tim Lincecum, pitcher que cayó en desgracia, para realizar un “showcase” ante equipos de MLB por si alguno quisiera hacerse de sus servicios.

Fueron los Angelinos de Los Ángeles quienes le vieron algo que los pudo convencer de firmar al dos veces ganador dos veces del “Cy Young” de la Nacional. Puede y que pronto se le vea como abridor del cuadro californiano.

Que si alguien le dice que a Lincecum le habló un equipo de la LMB, sí, puede ser. Su cumpleaños será el 15 de Junio y a lo mejor lo querían felicitar porque de eso a que “pudo jugar” en México es una de esas “voladas” como para engatusar a la afición.}

 

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*